Manicura Francesa

La manicura francesa es una técnica nacida en París que se caracteriza por la combinación de un rosa natural en la base de la uña con un limpio blanco en sus puntas.

Esto se asemeja bastante al aspecto natural, sin embargo el resultado es mucho más brillante y “perfecto” ☺️.

Esto se consigue utilizando esmaltes blancos y de tonos rosados muy claritos.



Esta manicura es un estilo nacido en el siglo pasado y que sin embargo no pasa de moda.

Muchas mujeres de todo el mundo han elegido hacérsela y seguro que si algún día le das una oportunidad te encantará el estilo limpio y natural que aporta.

Hemos redactado un extenso artículo con el que intentaremos contarte todo lo que necesitas sabre el estilo que ha estilizado las uñas francesas durante años. A continuación tienes una tabla de contenidos que te ayudará a orientarte.

El orígen de la manicura francesa

Historia de la manicura francesa

Podemos estimar el origen de una versión primitiva a lo largo del siglo XVII, sin embargo alcanzó la fama a lo largo de los felices años 20.

Como seguramente habréis notado, su principal virtud es la sencillez y el aspecto pulcro y natural del que dota a nuestras manos.

Un dato curioso es que muchos expertos atribuyen su popularidad a la influencia estética ejercida por la industria del porno americana en la moda actual.

Antes de lanzarse a investigar sobre la manicura francesa es importante saber que su precio suele ser bastante más elevado que el de otras técnicas como podrían ser las uñas artificiales de gel o porcelana.

Existen variantes de esta técnica como puede ser la manicura americana que es similar a las uñas francesitas con el detalle de que las puntas utilizan un color beige en vez del blanco natural.

Le recomendamos acudir a su manicurista e informarse ya que la cantidad de posibilidades es enorme y seguro que encuentra algún estilo que pegue con el look que desea llevar.

Si te has decidido por lanzarte a la manicura francesa, ¡excelente decisión! Se trata de uno de los diseños más estilosos y la inversión merece la pena.

El Boom de las uñas francesas

El verdadero “boom” de la manicura francesa ocurrió en 1975.

Ese año Jeff Pink, fundador de la empresa ORLY, decidió crear lo el canon de look natural para las uñas.

Según cuentan los expertos esta decisión fue en parte motivada por los directores de cine que buscaban una manicura que se adaptara de forma natural y dinámica con los distintos cambios de vestuario a los que se sometían las estrellas de Hollywood durante los rodajes.

Este petición venía surgió debido a la necesidad de cambiar múltiples veces de vestuario a lo largo de una jornada de rodaje.

Los manicuristas de las actrices debían de cambiar el estilo de cada manicura para que se adaptara a los múltiples looks que éstas llevaban, lo que suponía una pérdida de tiempo importante.

Fué entonces cuando el fundador de ORLY ofreció a los estilistas de Hollywood un look completamente natural pero a la vez estiloso que combinaba con cualquier estilo de vestuario.

Como es posible imaginar, la manicura francesa fue rápidamente adoptada por todas las actrices del momento y el resto es historia.

De Hollywood a las Pasarelas en Paris

Por si no fuera suficiente que la mayor industria del cine se viera monopolizada. Al fin y al cabo si las llamamos uñas francesas será por algo.

Mr. Pink llevó su diseño a las pasarelas parisinas donde causó un auténtico furor.

La enorme acogida que tuvo en Francia terminó por definir el nombre de esta técnica como manicura francesa.

La popularidad de ésta sigue siendo igual que en los años 70 y actualmente es uno de los estilos más utilizados por famosas y celebridades.

Y habiendo leído esto ya sabemos todo lo que podemos saber sobre esta moda. ¿Os esperábais una historia así?

Tipos de Manicura Francesa

Ahora que ya hemos introducido la técnica vamos a pasar a un par de ejemplos prácticos que seguro os llaman mucho más la atención.

Como ya comentamos anteriormente, la manicura francesa es probablemente la mejor opción a la hora de lucir unas uñas cuidadas y naturales en todo momento, además de ser un estilo clásico a la vez que sofisticado.

Lo que diferencia a esta técnica de las demás es el color natural que se le da a la base de la uña y el acabado en un limpio blanco, siendo muy parecido al aspecto de una uña natural.

A día de hoy nos encontramos con una amplia variedad de técnicas para realizar la manicura francesa. A continuación os dejamos un video super interesante en el que veréis 5 trucos para vuestras uñas francesitas

Todas y cada una de ellas tienen sus ventajas y sus inconvenientes, pero hoy vamos a tratar la que creemos que es una de las formas más sencillas de dar un toque de color a nuestras manos, concretamente el estilo bicolor.

Manicura francesa bicolor

Manicura Francesa Bicolor

El punto fuerte de este diseño es susencillez, así que puedes intentar hacerlo tú misma en casa y esperar buenos resultados.

En primer lugar necesitaremos unas arandelas autoadhesivas transparentes. Las puedes encontrar en cualquier papelería y seguro que si rebuscas entre el viejo material escolar encontrarás algunas que te sirvan.

  • Una vez tengas las arandelas pinta tus uñas y deja al esmalte secar.
  • Una vez el esmalte esté completamente seco pega una arandela sobre cada uña, dejando libre únicamente la punta.
  • A continuación sólo te queda elegir el color de esmalte que mejor combine con la base y pintar sin miedo ya que la arandela impedirá que manches el resto de la uña.

Como puedes comprobar la forma circular del adhesivo hace que la parte final quede con un toque realmente profesional y no necesitas ser ninguna experta para hacer esto.

Un método sencillo y fresco para lucir una preciosa manicura francesa casera.

Si el estilo anterior era un clásico conocido por todas a continuación os traemos otro clásico aún mayor que se ha vuelto a poner de moda: la media luna.

Manicura Francesa de Media Luna

Manicura Francesa de media luna

La idea básica es muy similar al método bicolor, es tan parecido que volveremos a necesitar los mismo materiales, es decir, unas arandelas adhesivas.

Obviamente introduciremos unos pequeños cambios en el proceso para obtener un resultado distinto.

  • En primer lugar colocaremos las arandelas justamente al revés de como las utilizamos en el método anterior, es decir, tapamos únicamente la zona circundante a la cutícula dejando el resto de la uña al descubierto.
  • A continuación escoge un color y pinta por encima de toda la superficie.
  • Un pequeño consejo, siempre es mucho mejor escoger un color que contraste con la base de laca de uñas.
  • Espera a que seque y ya tendrás tus preciosas medias lunas. ¿Fácil, verdad?

Los colores quedan a vuestra elección.

Experimendad con combinaciones de tonos hasta que encontréis el estilo que más se ajuste a vosotras.

¿Conoces más diseños o estilos?

Siempre estamos a la búsqueda de nuevos trucos y técnicas que aplicar y contar en nuestra web.

No dudes en contactarnos si tienes algo que aportar. ¡Estaremos encantadas de comentarlo contigo!

Hasta aquí llega nuestro post sobre la manicura francesa, esperamos que os haya sido de utilidad.